La Práctica de yoga en el embarazo, trimestre por trimestre

El embarazo es una época preciosa donde nos sentimos plenas y felices pero también cansadas, agobiadas, adoloridas y con miedos. La práctica de yoga durante estos meses, nos ayuda a estar en buena forma física, aumentar las sensaciones placenteras y minimizar los dolores y los miedos.

Veamos el Yoga en cada trimestres del embarazo.

Primer Trimestre

A lo largo del primer trimestre del embarazo, nos convertimos en un oso dormilón y estamos cansadas todo el día y con ganas de vivir de siesta, pero generalmente nuestra vida cotidiana sigue con normalidad y la gran mayoría de la gente ni siquiera sabe que estamos embarazadas.

En este trimestre, el yoga nos ayuda a mantener nuestros niveles de energía lo mas altos posible. Por otro lado, los ejercicios de respiración nos ayudan a controlar las nauseas, estar tranquilas y relajadas. Recuerda que todas nuestras emociones las compartimos con nuestro bebe en crecimiento.

Si eres nueva practicando yoga, en este trimestre que es el mas delicado, no deberías lanzarte a posturas complicadas sino enfocarte en los estiramientos suaves y la respiración. Tus posturas ideales son savasana, una postura de relax absoluto; la postura del pez, que nos ayuda a abrir el pecho y oxigenarnos; la cadena de posturas de fuerza y elasticidad que es el Saludo al Sol (adaptado al embarazo) y los estiramientos en el suelo

Segundo Trimestre

Es la luna de miel del embarazo. Ya hemos dejado atrás las nauseas y el cansancio del primer trimestre y aun no estamos pesadas ni achacosas como en el tercero. En esta época podemos dedicarnos de lleno al yoga para fortalecer el cuerpo, prepararnos para el parto y la maternidad. Las posturas ideales en este trimestre son los Saludos al Sol, los Guerreros y las posturas invertidas ( en el sitio si las dominas o en pared si eres nueva en esto). Las posturas invertidas nos ayudan a mejorar la circulación evitando la hinchazón de piernas y varices, tan molestas en el embarazo.

Tercer Trimestre

Este trimestre es el mas pesado. Habitualmente nos sentimos ya muy cansadas y de cara al final un poquito hartas. Los achaques se hacen mas continuos y podemos tener incluso molestias o dolores permanentes.

En este momento, lo que nos apetece es llegar a casa, tumbarnos y movernos lo menos posible. ¡Nada mas lejos de lo que nos conviene! El yoga en este trimestre es fundamental. Los estiramientos de piernas y de columna nos ayudan a mantener a raya la ciática y los dolores de espalda. Las posturas invertidas evitan la hinchazón de piernas, muy común en este periodo, y pueden ayudarnos a escapar de las odiosas medias de compresión. Los guerreros nos recuerdan nuestra fuerza y preparan el cuerpo para la maratón que sera el parto.

Por otro lado, con el parto tan cerca empiezan a salir a flote todos nuestros miedos. ¿Me dolerá? ¿Podré parir o necesitare intervención externa? ¿Y cuando nazca mi bebe que? Todas estas incertidumbres son normales y el yoga nos ayuda a canalizarlas, a conectar con nosotras mismas, nuestra fuerza interior y a pasar esta temporada con optimismo y esperanza.

Después de un tiempo haciendo yoga estarás convencida de sus beneficios y no querrás dejarlo. Veras que es también espectacular en el postparto. Al principio puedes practicar yoga con tu bebe para ponerte en forma mientras te acoplas con tu retoñito… pero eso es tema que hablaremos en otro artículo pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *