La ciencia detrás del Yoga, Yoga MOOC semana 3

Cada vez hay mas gente practicando Yoga alrededor del mundo, su práctica en occidente ha aumentado de manera exponencial en los últimos años, y a nivel empírico y de experiencia personal, son muchos los que abogan por los beneficios del yoga tanto en la salud física como en la salud mental.

Yo personalmente puedo asegurar que siempre después de una clase de Yoga me siento mejor que antes de comenzar, y que estas sensaciones positivas me acompañan durante el día; que cuando no practico lo resiento, y que me ha ayudado tanto, que incluso tuve 3 partos sin epidural y los recuerdo como una bellísima experiencia, auto controlada por mi respiración.

Todo eso esta muy bien, pero la sola experiencia personal (aunque sea de millones y millones de personas) no es suficiente para que por ejemplo un médico pueda prescribir el Yoga como tratamiento directo a una enfermedad o padecimiento. Tampoco es suficiente para entender como y porque nos sentimos mejor.

Uno de los problemas que tenemos actualmente, es que la complejidad de las enfermedades de nuestra época, es tan alta, que no pueden resolverse solamente con una medicina concreta o una vacuna. Hablamos de enfermedades como cáncer, obesidad, depresión, problemas cardíacos, enfermedades auto inmunes, adicciones, etc, que requieren además de una tratamiento farmacológico, un importante cambio de hábitos en estilo de vida, alimentación, etc.

De pronto, nos encontramos que nuestra medicina moderna, debe girar la vista hacia tradiciones ancestrales de oriente que en lugar de tratar a una enfermedad tratan a una persona, y tienen una visión en la que ven al cuerpo como un todo.

La unidad de cuerpo y mente, la interelación entre los pensamientos y la salud, se hace cada día mas patente.

Es aquí cuando entra la ciencia. La ciencia de Occidente que debe resolver problemas de salud causados por múltiples factores.

Y asi, la ciencia se vuelca en el Yoga

(Al hablar aquí de ciencia, me refiero a la ciencia de occidente que se basa en el método científico)

En los últimos años se han realizado una gran variedad de estudios y meta análisis sobre los beneficios del Yoga, algunos de ellos son:

• 2005. Meta Análisis. Universidad de Virginia. Concluye que el Yoga promueve la salud cardiovascular. Los practicantes de yoga del estudio tuvieron, presión arterial mas baja, menos visitas al hospital y menos ataques cardíacos.

• 2010, Universidad de Maryland. concluye que la practica de yoga es igual o mas beneficioso que el ejercicio aeróbico en la mejora del equilibrio, reducción de la fatiga, bajada del colesterol y control del dolor.

• Meta análisis USA 2016: El Yoga es efectivo en el tratamiento del dolor de espalda crónico.

En diversos estudios, se ha demostrado también que el Yoga es efectivo en el tratamiento de Shock Postraumático.

En niños y adolescente se ha demostrado una mejora en su auto regulación, lo cual mejora la concentración, memoria y aprendizaje.

También se ha demostrado como un tratamiento efectivo en los niños con trastorno de déficit de atención con o sin hiper actividad.

Las técnicas científicas utilizadas han sido: neuroimagen, potenciales, electro neurología y fisiología, y seguimiento de pacientes a lo largo de décadas.

La ciencia del Yoga ha avanzado muchísimo y está en plena curva ascendente, sin embargo no podemos perder de vista que los sutiles cambios en nuestro bienestar, el flujo de energía y la conceptualización del ser humano como un todo, con un cuerpo, una mente y un espíritu, son cuestiones muy difíciles de medir.

Mientras tanto, yo no puedo mas que referirme de nueva cuenta a nuestra auto observación. Nosotros somos los mejores jueces de nuestra salud y de como nos sentimos, y si descubrimos algo, sea yoga, meditación o cualquier disciplina que nos haga sentir mejor, no queda otra mas que aferrarse a ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *