¿Qué es el Mindfulness?

Hola a todos! Es un placer sentarme a escribir para mis alumnos y contaros cosas interesantes.

Hoy quiero hablar de algo que parece una moda nueva, pero la realidad es que lleva siglos entre nosotros: Mindfulness

Últimamente escuchamos de Mindfulness por todos lados.

Mindfulness en el trabajo, en la educación y hasta en la forma de comer… quizá no nos queda muy claro de que va el tema, y nos imaginamos a un monje budista en la cima de los Himalayas, lo cual no conecta demasiado con nosotros ni con nuestro estilo de vida, pero la verdad que es una cosa mucho más sencilla de lo que imaginamos…

El Mindfulness tan solo quiere decir atención plena. Consiste en prestar atención al momento presente, haciendo un esfuerzo consciente y sin juzgar lo que percibimos.

Así de simple

Esta atención plena puede practicarse con un ratito de meditación en soledad, con amigos o en familia, y también puede llevarse a cabo en nuestra vida cotidiana para poder disfrutar realmente de cada momento de la vida.

Científicos han estudiado y demostrado que la práctica de Mindfulness nos ayuda a tener menos ansiedad y depresión, disminuir nuestro estrés, darnos mayor habilidad de autoregulación y favorece que tengamos relaciones más ricas y satisfactorias

En uno de estos estudios, realmente uno que estudio otros muchos (a este tipo de estudios, los llaman meta estudios), fue hecho en 2010 en la universidad de Boston (por los investigadores Hofmann, Sawyer, Witt y Oh), llegaron a la conclusión de que las terapias basadas en Mindfulness son una intervención con gran potencial para tratar problemas de ansiedad y estado de animo en entornos clínicos.

Muy buenos beneficios, pero, ¿prestar atención?, ¿qué es eso?

Al hablar de atención, nos referimos a la capacidad de concentración, de permanecer enfocados en algo. Independientemente de cuanto nos interese y de si tenemos distracciones a nuestro alrededor. Esta capacidad es fundamental para tener fuerza de voluntad, lograr enfocarnos en lo que estamos haciendo y autoregularnos.

Por otro lado, ser capaces de prestar atención es fundamental para ser conscientes de lo que sucede a nuestro alrededor.

Recordemos que la vida se compone de instantes, solo eso, y para poderlos disfrutar, primero tenemos que ser capaces de verlos.

Si estoy metida en el móvil todo el rato, me perderé la sonrisa de mi hija o el aleteo de la mariposa que pasa a mi alrededor. Da penita ¿no?

La práctica del Mindfulness es un entrenamiento mental, nos permite afinar nuestra capacidad de prestar atención.

¿Y cómo se hace?

La Respiración es nuestra varita mágica en la practica de mindfulness. Simplemente le damos la instrucción a nuestra mente de fijarse en la respiración, de concentrarse en ella como un ancla. Si de pronto nos atacan pensamientos de cualquier otra cosa, que sucederá porque esa es la naturaleza de la mente, volvemos a concentrarnos en la respiración, y así seguimos.

La respiración nos acompaña desde que nacemos hasta que morimos, y es la única de las funciones involuntarias del cuerpo de las que podemos tomar control consciente.

La habilidad de los humanos para gestionar sus funciones cerebrales es única, al manejar sus emociones, suprimir pensamientos, mantenerse despiertos a pesar de estar cansados y alterar el ritmo de su respiración. Los animales no pueden hacer esto a voluntad; y su respiración normalmente solo cambian como respuesta a su actividad: después de correr, cuando duermen. Estas habilidades son parte de lo que nos hace humanos.

La respiración nos permite conectar cuerpo y mente. El control y práctica de la respiración profunda y consciente, nos puede aportar mucho a nuestro bienestar.

Realizar una práctica de meditación de Mindfulness, es una actividad ideal para conectar, para equilibrar los estados de ánimo y si la realizamos con nuestros hijos o pareja nos ayuda a reforzar los lazos familiares.

El Mindfulness puede aprenderse desde muy pequeño, es un entrenamiento para la mente y como tal, se debe trabajar.

Si quieres profundizar en el tema del Mindfulness y la práctica de yoga en la etapa infantil, te invito a formarte con nosotros, leer nuestro blog y mirar momentos de Mindfulness en nuestro Youtube.

Yoga en tiempos de Coronavirus

Hola a todos,

En estos días de angustia e incertidumbre por el coronavirus, donde el exceso de información y la desinformación nos invade en nuestros hogares, la mente es la primera a la que le da por volar….

Como hemos hablado otras veces, los pensamientos son como monitos traviesos saltando de rama en rama, y en épocas de crisis como esta, los monitos se multiplican y nos llenan de cosquillas la cabeza.

Sabemos que no tenemos ninguna influencia en las cosas que pasan, pero tenemos toda la influencia en la actitud que tomamos al respecto.

Desde Kef Yoga os quiero enviar un mensaje de calma. Todo pasa, y esto también pasará.

Mientras tanto, la respiración consciente y profunda nos ayuda muchísimo si nos ataca la angustia.

Aprovechemos estos días de recogimiento para practicar yoga, intentar darle calma y serenidad a nuestra mente con ratitos de meditación.

RUTINA DE YOGA EN CASA DURANTE LA CRISIS DE CORONAVIRUS

Para hacer una rutina en casa os recomiendo comenzar con unos cuantos saludos al sol, digamos cuatro o hasta que tu corazón vaya acelerado. Si estamos angustiados y los hacemos con mucho ritmo, nuestro corazón y nuestra mente se enfocarán en ellos. Seguimos con la postura de la silla y unos guerreros para fortalecer el core y las piernas. Puedes agregar alguna de tus posturas favoritas y cerrar con una meditación.

Disfruten del yoga, de la meditación, hagan un esfuerzo consciente por calmar la mente y cuando nos demos cuenta todo habrá pasado.

Si queréis aprovechar estos días para hacer la formación online de Yoga y Minfulness para niños, visitad la pagina cursodeyogainfantil.kefyoga.com

Vuestra yogini de cabecera,

Blanca

Beneficios de la regulación emocional

Este post es muy especial, porque lo escribe Mayalen Marin, directora de una web amiga y muy admirada por mi, «El parque de las emociones». Para mi es una referencia en la educación emocional, lo cual va de la mano en mi forma de practicar Yoga y Mindfulness con los mas pequeños. El Mindfulness es un entrenamiento para la mente, y entre mas pequeños empecemos a trabajarlo, ¡mejor que mejor!

Os dejo aquí, con Mayalen…

Tal y como nos muestran los últimos avances de la neurociencia, el cerebro renueva su cableado constantemente y aumenta las conexiones neuronales en las regiones que ejercitamos. Cuando escogemos una actividad nueva, como el Mindfulness, el cerebro comienza a trabajar de forma diferente. Si cambias tu mente, es decir, si cambias tus pensamientos, la información comenzará a transmitirse a través de nuevas vías neuronales en el cerebro.

 

 

Es lo que en inteligencia emocional se llama “el surco”. Imagínate un campo de heno, y tu caminando a través de él, yendo hacia tu destino. La primera vez que pasas por el camino, te cuesta mucho, has de retirar todas las espigas que hay. La segunda vez, el camino cuesta menos, ya hay algunas espigas apartadas del trazo… y así imagina como es el camino la décia vez que pasas por él… ¡sí, hay un surco! a través de ese surco se pasa rápida y cómodamente. Así también funciona la mente y el cerebro. Es decir que ¡tus pensamientos forman tu cerebro!

¡No es esto fascinante!

 

 

 

Cómo influye el Mindfulness en la regulación emocional

En la Universidad de Monash, un equipo dirigido por el Dr. Neil Bailey, profesor de psicología Biológica y el Dr. Richard Chambers, psicólogo clínico, sometieron a una batería de pruebas al Dr. Graham Philips, un escéptico del Mindfulness, astrofísico y periodista televisivo australiano. Las pruebas para evaluar su memoria, tiempo de reacción y capacidad de concentración. También emplearon un aparato de resonancia magnética para medir el volumen de cada región cerebral fijándose especialmente en algunas.

A cabo de 8 semanas descubrieron:

  • Un crecimiento del 22,8% de la parte del cerebro responsable de la regulación emocionalmente el giro dentado del hipocampo
  • Un cerebro más relajado y eficiente
  • Una mejoría en el tiempo de reacción, la memoria, la capacidad cognitiva y la capacidad conductual
  • Una mejora en las pruebas de memoria

¿Y qué significa la regulación emocional?

Una mejor regulación emocional te permite no descentrarte ante retos comunes como:

  • Experimentar una reacción emocional causada por tus colegas del trabajo
  • Asustarte por ruidos revisiones repentinas
  • La conducta problemática de tus hijos
  • Estar en un atasco
  • Mantener la calma cuando todo el mundo a tu alrededor está estresado
  • Tu edad y los cambios de tu cuerpo
  • Hacer cola o esperar algo que deseas
  • Conseguir o no ascensos recompensas otros deseos

Es importante sabe que las áreas encargadas de la regulación emocional en el cerebro también gestionan otra parte importante como la memoria de trabajo, según revelan imágenes por resonancia magnética. Esta memoria es la que te permite mantener la concentración en una actividad y distinguir la información importante de la que no lo es.

Cuando tus emociones se agitan esas partes del cerebro se desconectan de la memoria de trabajo y tú nos decisiones poco acertadas. Sin embargo cuando aprendes a ejercer una regulación emocional efectiva eres capaz de controlar las emociones y permites que los circuitos de memoria dirijan tu vida con inteligencia.

La regulación emocional es una de las competencias de la inteligencia emocional. Hay 4 más: el autoconocimiento, la autonomía emocional, las habilidades sociales y las habilidades para la vida.

Desarrollar esas competencias te permiten hitos como: ponerle nombre a lo que sientes, saber cómo gestionar tus emociones y qué información te dan. Conocer cómo funciona tu sistema de creencias, mejorar tu escucha, aceptación y resolver mejor los conflictos diarios. Es decir, mejorar habilidades emocionales y sociales que te permitan ser una mejor versión de ti mismo.

La educación emocional es un conjunto de enseñanzas, reflexiones, dinámicas, metodologías y herramientas de autoconocimiento diseñadas para potenciar la inteligencia emocional. El Parque de las Emociones propone formación muy interesante de educación emocional aplicada en la cual enseña estas herramientas con ejercicios prácticos empleados en niños, jóvenes y otros educadores.

Más información aquí

Referencia: Dawson Chruch, PhD, Mente sobre materia. La asombrosa ciencia de cómo tu cerebro crea la realidad. Pg 35-39, Arcano Books, copyright, 2019

Para visitar la web de El parque de las Emociones y seguir aprendiendo…

Yoga para mayores

Soy una ferviente creyente de que la edad es más un estado de animo que otra cosa. Mantenernos jóvenes de espíritu es una actitud que directamente nos ayuda a mantenernos en buena salud y condición física.

Como dijo una vez el papa Juan Pablo II, “soy un joven de 83 años”, todos podemos mantenernos jóvenes, pero como todo en esta vida, requiere una acción por nuestra parte. Una elección.

En este articulo vamos a ver como la elección de practicar yoga, nos puede ayudar a mantenernos sanos y felices, ¿y que otra cosa es, si no, la juventud?

La práctica de yoga en la tercera de edad es una forma de mantener activos el cuerpo y la mente, generando un mejor estado de salud y por lo tanto mejorando nuestro nivel de bienestar.

La práctica de yoga nos ayuda a mejorar nuestra condición física, a la vez que nos aporta balance y relajación. Por ello, es una gran herramienta para mantener una buena salud a lo largo de toda la vida.

El yoga puede dividirse en 4 facetas principales:

  1. Las posturas físicas,
  2. El manejo y control de la respiración
  3. La meditación y
  4. La relajación.

Las posturas incluyen fortalecimiento y estiramiento muscular así como  estímulos a los órganos internos.

Las posturas de yoga nos llevan a través de todos los rangos naturales de movimiento del cuerpo. Algunos de ellos, como las torsiones en que giramos el tronco y miramos hacia atrás, son movimientos que no solemos hacer en nuestra vida cotidiana. Lo que no se usa se atrofia, y así la funcionalidad de nuestro cuerpo y los rangos de movimiento que podemos hacer tienden a disminuir con el tiempo.

Quiero dejar claro, que esta perdida de movilidad, tiene más que ver con la falta de uso que con el simple paso del tiempo y la edad. En India por ejemplo, es habitual ver gente muy mayor sentada en cuclillas y levantarse del suelo sin problema. Algunos, con mucha mas agilidad que un joven  veinteañero en occidente.

Hablemos de la respiración.

La respiración es la herramienta fundamental para calmar la mente y controlar nuestros ritmos corporales. Nos ayuda a tranquilizarnos e incluso a controlar el dolor.

La meditación, siguiente faceta del yoga, nos ayuda a entrenar la mente. Así, de a poco, vamos aprendiendo a centrarnos.

Hablamos por último de la relajación. Esto es un aspecto fundamental de la practica del yoga. Aprendemos a llevarnos a nosotros mismos a un estado de tranquilidad física y mental. Lo anterior nos ayuda a disminuir la presión arterial, tensión muscular y ritmo cardiaco.

A grandes rasgos, los principales beneficios que nos aporta la practica de yoga en la tercera edad son:

• Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares
• Nos ayuda a prevenir caídas al mejorar la coordinación y el equilibrio
• Nos sirve como coadyuvante en el manejo de la artritis, el dolor y la inflamación.
• Mejora los problemas digestivos
• Mejora la calidad del sueño
• Reduce los niveles de depresión y la ansiedad.

La gran variedad de estilos de yoga que existen, nos permite adaptar nuestra práctica a nuestras necesidades, a la edad y movilidad de cada persona, e incluso a como nos sintamos cada día. El yoga puede ser tan dinámico o tan suave como se requiera, incluso de puede practicar sentado en una silla, y siempre es  beneficioso.

No esperes más, no importa la edad que tengas, empieza tu práctica de yoga hoy, y veras que te vas sintiendo cada día mejor.

YOGA INFANTIL Y EDUCACIÓN FÍSICA

Todos sabemos lo fundamental que es el ejercicio para mantener una buena salud y la importancia de la educación física para los niños. Por otra lado, cada vez escuchamos mas acerca de los beneficios del yoga y el Mindfulness para nuestro bienestar y el de nuestros hijos.

¿Y si te dijera que podemos hacer ambas cosas a la vez?

En Kef Yoga, practicamos Yoga con los niños mediante cuentos, juegos y aventuras, en los que incluimos ejercicios aeróbicos e isométricos para realizar un entrenamiento físico completo, además de inculcar pautas de bienestar, mindfulness, gestión de emociones y autocontrol.

Kef Yoga ofrece recursos gratuitos en YouTube para que se beneficien tantos niños como sea posible. Las aventuras de yoga son divertidas para que los niños quieran hacerlas, no se dan cuenta que están haciendo ejercicio. Es ideal como un recurso en el aula para aumentar la actividad física de los niños.

El Yoga infantil, como lo practicamos en Kef Yoga, cumple con las pautas de actividad física recomendadas y es una forma divertida de incluir ejercicio en la rutina de los niños.

Las Pautas generales de Educación Física recomiendan 60 minutos diarios de actividad para niños mayores de 6 años, centrándose en tres tipos de actividad: aeróbica, fortalecimiento muscular y fortalecimiento óseo. Hablemos de estas actividades en detalle.

1.EJERCICIO AERÓBICO

Este tipo de ejercicio consiste en actividades que elevan el ritmo cardiaco.

El yoga infantil incluye actividad aeróbica, los niños mueven rítmicamente sus grandes grupos musculares de manera constante.

Un cuento con Yoga de Kef Yoga está diseñado para ser un completo entrenamiento. A lo largo de la historia, nos movemos a buen ritmo todo el tiempo lo que significa que la frecuencia cardíaca se mantiene en un rango de cardio saludable.

Siempre hay muchos saltos, de mono y de rana, correr en el sitio, nadar y bailar . Todo ello es una variada combinación de actividad aeróbica que hacen latir su corazón

2. FORTALECIMIENTO MUSCULAR

El fortalecimiento muscular se logra mediante ejercicios isométricos, es decir sosteniendo las posturas de yoga durante un tiempo y con ello obligando al músculo a hacer esfuerzo, esto se llama «sobrecarga».

El yoga infantil a través de cuentos de Kef Yoga, guia a los niños para que sus músculos hagan más trabajo de lo normal durante las actividades de la vida diaria.

Como ejemplos podemos mencionar el esfuerzo que hacemos al caminar en postura de cangrejo, fortaleciendo brazos, espalda, abdomen y piernas; navegar en la postura de barco, en la que elevamos brazos y piernas, formando una V con nuestro cuerpo apoyados solo en nuestros glúteos, fortaleciendo el abdomen.

Las posturas de yoga no solo requieren que usemos los grandes grupos musculares, debemos usarlos todos. Los músculos de los pies, los tobillos y, a menudo, las manos y los dedos tienen que trabajar duro mientras sostenemos una postura de equilibrio.
Por ejemplo los dorsales se activan con la postura de la cobra, y los oblicuos con la plancha lateral, que es la postura del avión.

3. FORTALECIMIENTO ÓSEO

Cuando realizamos posturas que soportan el peso de nuestro cuerpo, la resistencia ejerce un leve estrés sobre los huesos, y con ello se estimula a los osteocitos, que son las células que desarrollan los huesos.

El yoga que practicamos en Kef Yoga ofrece actividades para fortalecer los huesos.

A diferencia de otras actividades que soportan peso, como correr o saltar, el yoga no incluye mucho impacto, por lo que es muy poco probable que se hagan daño.

EL YOGA ES UNA ACTIVIDAD FÍSICA MUY BENEFICIOSA PARA LOS NIÑOS

Desde Kef Yoga los invitamos a disfrutar de nuestros Cuentos con Yoga para que ustedes y sus niños hagan ejercicio en familia de manera divertida, se fortalezcan y mantengan sanos

ATENCIÓN PLENA EN NUESTRAS RELACIONES PERSONALES

 

Es increíble como el Yoga y la meditación nos pueden ayudar en tantas facetas de nuestra vida, y no solo a nivel personal sino también a nivel social.

Os propongo el  reto de llevar la conciencia plena de la practica de yoga (que solemos poner en el cuerpo y en la respiración), a nuestras conversaciones con la gente.

Esto es tremendamente difícil. Es muy habitual que aun estando charlando con una persona querida, nos pongamos a pensar en otra cosa.  Parece una tarea sencilla, pero al intentarlo vamos a darnos cuenta de lo complicado que es, y de como esa complicación incide directamente en nuestras relaciones personales.

Les cuento de mi caso personal. Mi sensación general en este ejercicio, fue como de estar haciendo meditación de mindfulness o atención plena , en la que debemos concentramos en nuestra respiración, como un ancla, y dejar fluir nuestros pensamientos sin hacerles caso. La diferencia es que mi ancla en este ejercicio era la voz de la persona con la que estaba hablando, y asi como cuando medito, dejo pasar mis pensamientos y regreso a mi ancla, que es mi respiración en este ejercicio dejé pasar mis pensamientos y volví a mi ancla, que era la voz de otra persona.

En ambos casos, tanto al meditar como al charlar, me encuentro con pensamientos atacándome por todos los frentes, y en ambos casos, tomo la decisión consciente de dejarlos pasar y volver a concentrarme

Comenzare por contaros el ejercicio de conversación con mi madre que fue la primera y la mas difícil. Ella es una persona mayor, y a veces tarda en terminar sus frases, por lo que es muy fácil para mi perder el hilo de la conversación o terminar las frases por ella. También me di cuenta, que en muchas ocasiones empiezo a pensar en la respuesta que voy a darle, antes de que ella termine la idea. Eso hace que por un lado no termine de escuchar lo que me esta diciendo, y por el otro, puedo interpretar mal lo que me esta diciendo.

Comencé el ejercicio intentando prestar atención solamente, pero sin modificar mi actitud, pero muy rápidamente me di cuenta de que estas prisas solo me hacen perderme cosas que pueden ser muy interesantes, perderme momentos con mi madre.  También me di cuenta de que ella nota estas prisas y se siente mal ( cosa que no había notado, hasta que fui capaz de parar y prestar atencion a sus ojos y a su sonrisa)

Continué la charla con mucha mas calma, haciendo un esfuerzo consciente por escuchar todas y cada una de sus frases por mucho que tarden en salir de su boca… y reconozco que fue una conversación mucho mas enriquecedora y que disfrute mucho mas.

La segunda conversación consciente fue con mi marido. Este ejercicio fue mas fácil porque ya lo había hecho antes, pero no por ello fue sencillo. Empece mucho mas consciente de lo que iba a suceder y con una decisión de frenar a mis pensamientos. Al principio pude mantenerme mucho mas conectada pero conforme la conversación avanzaba mis pensamientos iban tomando carrera propia, y en un momento dado me descubrí a mi misma, de nuevo, pensando en la respuesta que iba a dar en lugar de estar escuchando. Creo que fue una gran suerte darme cuenta, porque pude dejar pasar mis pensamientos y volver a enfocarme.

No es nada fácil llevar la atención plena a nuestras relaciones personales, pero lo que es seguro es que el resultado serán relaciones mucho mas plenas y satisfactorias

Os animais?

CONEXIÓN ENTRE CUERPO Y MENTE

Hola a todos,

En esta entrada quiero explorar la conexión entre cuerpo y mente, y como podemos nosotros estar mejor onectados.

Sin entrar en prácticas holísticas, esta conexión la constatamos todos los días.

Es increíble cómo la mente puede impactar en nuestro cuerpo (los ataques de ansiedad, por ejemplo, tienen síntomas físicos reales, las náuseas, pueden ser originadas por el estrés, o en sentido positivo, podemos tener un subidón de energía por una noticia feliz). De igual forma, el cuerpo puede impactar en nuestra mente, por ejemplo, la forma de respirar o de movernos afecta de una u otra manera el cómo pensamos y procesamos la información.

Cuerpo y mente se influencian mutuamente y es por ello que debemos tratarlos como una sola cosa unificada.

RESPIRACION

La respiración es nuestra herramienta interna más importante para conectar cuerpo y mente.

La respiración surge de forma involuntaria y automática, pero también podemos controlarla, realizarla de manera voluntaria y utilizarla como una herramienta para mejorar nuestra salud.

 

NERVIO VAGO

El nervio vago es el punto de contacto más importante entre cuerpo y mente.

Es un nervio, que como su nombre indica vaga o deambula por el cuerpo, el corazón, los pulmones, el hígado, el estómago y otros órganos.

Es un nervio fundamental para la regulación del corazón ya que mantiene el latido cardiaco bajo control. Es fundamental para tener un sistema inmune saludable, ayuda a contener la inflamación y evitar que se extienda al torrente sanguíneo.

 

RESPIRACION Y NERVIO VAGO

La respiración profunda (sobre todo la exhalación) fortalece y activa al nervio vago.

A mayor actividad del nervio vago, mejor es nuestra salud.

Recientemente, se han comenzado a hacer estudios al respecto, y se ha creado un índice denominado “HEART RATE VARIABILITY o HRV”

Esta variación se refiere al tiempo de intervalo entre un latido cardiaco y el siguiente (por ejemplo, 1 seg, 0,8 seg, 1,2 seg)

A mayor variabilidad en este intervalo, mayor índice HRV. A mayor índice HRV mejor estado de salud física y mental y mayor longevidad.

El estímulo parasimpático, que es el que tranquiliza el latido cardíaco, sucede a través del nervio vago.

En estados de estrés, funciona mas el sistema simpático que el parasimpático (desequilibrio autonómico), y decae la actividad del nervio vago. Si decae su actividad hay menor variabilidad del índice HRV.

Esta menor variabilidad se ha relacionado con envejecimiento prematuro, enfermedades cardiovasculares, depresión y ansiedad.

Por otro lado, la alta actividad del nervio vago se relaciona con emociones positivas, mejor estado de salud, mejor auto regulación y mejor interacción social.

En corto y simplificado: Si realizamos respiraciones profundas de manera regular, estaremos fortaleciendo nuestro nervio vago y por ende nuestra salud. Parece casi demasiado fácil y sencillo, casi demasiado bueno para ser verdad… La llave para una buena salud física y mental, la tenemos al alcance de la mano, específicamente en la punta de la nariz

FUNCIONAMIENTO DE NUESTRO SISTEMA NERVIOSO Y PORQUE EL ESTRÉS ES MALO PARA LA SALUD

Hola a todos,

En esta entrada quiero contaros un poco sobre el funcionamiento de nuestro sistema nervioso, y ver si podemos entender por qué el estrés es tan malo para nuestra salud en general

El estrés, además de que nos hace pasar un mal rato nos afecta enormemente a la salud, y es el causante final de infinidad de enfermedades. Entendamos un poco como funciona:

El sistema nervioso se divide en Sistema Nervioso Central, y Sistema Nervioso Periférico

El sistema nervioso central formado por el cerebro y la médula espinal, tiene el control del cuerpo, de recibir y procesar los mensajes provenientes de los sensores.

El sistema nervioso periférico es el que envía estos mensajes captados por los sentidos para que el cuerpo los procese.
A su vez, el sistema nervioso periférico se divide en sistema somático y sistema autonómico.

El sistema somático se refiere a las acciones voluntarias y control del esqueleto (caminar, correr, hablar).
El sistema autonómico se refiere a las acciones involuntarias que realiza nuestro cuerpo (latir del corazón, digestión, presión arterial, respiración, etc)

El sistema autonómico, lleva a cabo dos tipos de acciones:
1.- Las aceleradoras
2.- Las que frenan

Las aceleradoras, que activan las respuestas de emergencia y nos dejan alertas para poder huir o pelear, se llaman Sistema Nervioso Simpático y incluyen entre otras, segregar adrenalina para poder ser más fuertes y rápidos, parar la digestión para poder pelear en caso necesario, mantenernos alertas y quitarnos el sueño para estar al 100.

Las que frenan, son las que conservan energía y restauran el tejido para que funcione correctamente se llaman Sistema Nervioso Parasimpático, y incluyen entre otras el control de la digestión, inducción al sueño reparador y hormonas de calma.
Lo normal, es estar en equilibrio y recurrir solo puntualmente al acelerador, eso se llama homeostasis.
El problema, es que en estas vidas modernas, que a veces tienen más de modernas que de vidas, vivimos permanentemente acelerados y estresados, y el “stress is the new normal”. Esto hace que el cuerpo deba luchar fervientemente para volver al estado de equilibrio (estos procesos se llaman alostasis”, y a largo plazo, este exceso de carga alostasica nos pasa factura. Terminamos en un estado de desequilibrio autonómico, en el que el sistema nervioso simpático manda sobre el parasimpático (con lo cual se afecta nuestra digestión y nuestro descanso), y este gasto de energía del cuerpo hace que llegue un momento dado en que el cuerpo ya no da más de si. Nos encontramos entonces con una cascada de cortisol que origina o aumenta las enfermedades causadas por estrés, como hipertensión, envejecimiento prematuro, enfermedades coronarias etc.
A nivel mental y emocional se ve afectada nuestra capacidad de autorregulación (fuerza de voluntad, autocontrol, disciplina, dificultad de atención, regulación de emociones, etc.)

Esto es la pescadilla que se muerde la cola, porque ésta disminución en nuestra capacidad de auto regulación, nos genera más estrés, que genera más desequilibrio autonómico, y más dificultad de auto regulación.

¿Se acuerdan que esto era un blog de Yoga? Ahora volvemos a la materia. El Yoga, nos sirve como herramienta para romper este círculo vicioso y retomar las riendas de nuestra propia salud.
Como? Por un lado, utilizando nuestra herramienta secreta: La respiración. La respiración profunda calma nuestro sistema nervioso, permite que fluya y tome el control el sistema nervioso para simpático, y fortalece el nervio vago (uno de los 12 pares craneales)

La atención plena, Mindfulness fortalece nuestras habilidades de autorregulación y nos permite crear espacio entre nosotros y el estrés.
Según el Dr Herbert Benson, así como existe una respuesta física al estrés, también hay una respuesta fisiológica al Relax. Lo denomina “The relaxation response”, y es una cadena de respuestas corporales positivas, que fortalecen nuestro sistema parasimpático.

Os invito a practicar Yoga y Mindfulness como una forma de llevar las riendas de nuestra vida y de nuestra salud.

La ciencia detrás del Yoga

Hola a todos,

Hoy me gustaría escribir sobre dos de mis cosas favoritas: El Yoga y el descubrir el porqué de las cosas…

Cada vez hay mas gente practicando Yoga alrededor del mundo, su práctica en occidente ha aumentado de manera exponencial en los últimos años, y a nivel empírico y de experiencia personal, son muchos los que abogan por los beneficios del yoga tanto en la salud física como en la salud mental.

Yo personalmente puedo asegurar que siempre después de una clase de Yoga me siento mejor que antes de comenzar, y que estas sensaciones positivas me acompañan durante el día; que cuando no practico lo resiento, y que me ha ayudado tanto, que incluso tuve 3 partos sin epidural y los recuerdo como una bellísima experiencia, auto controlada por mi respiración.

Todo eso esta muy bien, pero la sola experiencia personal (aunque sea de millones y millones de personas) no es suficiente para que por ejemplo un médico pueda prescribir el Yoga como tratamiento directo a una enfermedad o padecimiento. Tampoco es suficiente para entender como y porque nos sentimos mejor.

Uno de los problemas que tenemos actualmente, es que la complejidad de las enfermedades de nuestra época, es tan alta, que no pueden resolverse solamente con una medicina concreta o una vacuna. Hablamos de enfermedades como cáncer, obesidad, depresión, problemas cardíacos, enfermedades auto inmunes, adicciones, etc, que requieren además de una tratamiento farmacológico, un importante cambio de hábitos en estilo de vida, alimentación, etc.

De pronto, nos encontramos que nuestra medicina moderna, debe girar la vista hacia tradiciones ancestrales de oriente que en lugar de tratar a una enfermedad tratan a una persona, y tienen una visión en la que ven al cuerpo como un todo.

La unidad de cuerpo y mente, la interelación entre los pensamientos y la salud, se hace cada día mas patente.

Es aquí cuando entra la ciencia. La ciencia de Occidente que debe resolver problemas de salud causados por múltiples factores.

Y asi, la ciencia se vuelca en el Yoga

(Al hablar aquí de ciencia, me refiero a la ciencia de occidente que se basa en el método científico)

En los últimos años se han realizado una gran variedad de estudios y meta análisis sobre los beneficios del Yoga, algunos de ellos son:

• 2005. Meta Análisis. Universidad de Virginia. Concluye que el Yoga promueve la salud cardiovascular. Los practicantes de yoga del estudio tuvieron, presión arterial mas baja, menos visitas al hospital y menos ataques cardíacos.

• 2010, Universidad de Maryland. concluye que la practica de yoga es igual o mas beneficioso que el ejercicio aeróbico en la mejora del equilibrio, reducción de la fatiga, bajada del colesterol y control del dolor.

• Meta análisis USA 2016: El Yoga es efectivo en el tratamiento del dolor de espalda crónico.

En diversos estudios, se ha demostrado también que el Yoga es efectivo en el tratamiento de Shock Postraumático.

En niños y adolescente se ha demostrado una mejora en su auto regulación, lo cual mejora la concentración, memoria y aprendizaje.

También se ha demostrado como un tratamiento efectivo en los niños con trastorno de déficit de atención con o sin hiper actividad.

Las técnicas científicas utilizadas han sido: neuroimagen, potenciales, electro neurología y fisiología, y seguimiento de pacientes a lo largo de décadas.

La ciencia del Yoga ha avanzado muchísimo y está en plena curva ascendente, sin embargo no podemos perder de vista que los sutiles cambios en nuestro bienestar, el flujo de energía y la conceptualización del ser humano como un todo, con un cuerpo, una mente y un espíritu, son cuestiones muy difíciles de medir.

Mientras tanto, yo no puedo mas que referirme de nueva cuenta a nuestra auto observación. Nosotros somos los mejores jueces de nuestra salud y de como nos sentimos, y si descubrimos algo, sea yoga, meditación o cualquier disciplina que nos haga sentir mejor, no queda otra mas que aferrarse a ella.

“Conciencia en el uso de dispositivos digitales, y Pausa consciente”

Quiero aprovechar este espacio para compartir con vosotros un curso fascinante que estoy haciendo, “The Practice and Science of Yoga”, YOGA MOOC de la Universidad de Arlington.

Yo personalmente llevo casi media vida practicando Yoga, me he hecho profesora y disfruto enormemente tanto en mi practica personal como transmitiendo a otras personas los beneficios de esta practica. Digamos que la parte de practica la llevo clara, sin embargo la parte de la ciencia si que es una cosa nueva para mi. Se que el Yoga funciona para mejorar la calidad de vida, pero no tengo mucha idea como o porque funciona.

El hacer este curso, me esta permitiendo entender de una manera clara los funcionamientos corporales y mentales que me han llevado a esta mejoría en mi calidad de vida.

Esta siendo un curso tan enriquecedor que quiero usar unas lineas de este blog para ir todos juntos experimentando.

Los ejercicios prácticos de esta semana se enfocan en aumentar nuestra conciencia, en el «darnos cuenta» y en auto observarnos.

Esta observación se debe centrar en nuestro uso y “abuso? de la tecnología, y en particular de nuestros dispositivos digitales.

Se refiere a CUANTO tiempo pasamos frente al ordenador, teléfono, tablet etc, y también a QUE hacemos cuando estamos frente a ellos. ¿Es el trabajo que debemos realizar, el correo que debemos contestar o de pronto nos encontramos navegando en facebook y twitter sin saber cuanto tiempo ha pasado?

Así, podremos descifrar cuando estamos realizando un trabajo o utilizando intencionadamente nuestros dispositivos, y cuando es tan solo un abuso por un mal habito.

Yo comencé el ejercicio con el compromiso de interno de observarme, pero, debo reconocer también, con un aire de suficiencia al sentirme muy poco enganchada a mis dispositivos. Yo paso poco tiempo frente al ordenador y cuando lo hago tengo poco tiempo y una tarea especifica, así que allí no había mucho riesgo…. PERO, el móvil es otro historia, para mi, mi móvil es mi oficina, y desde allí hago todo, pero no sentía que divagaba demasiado tiempo…

Este ejercicio me es muy importante, de entrada porque soy madre, y predico todo el tiempo que debemos limitar el uso de tecnología con los niños. Mis hijos tienen 2 horas de televisión cada día del fin de semana y una hora de tablet a la semana, y a veces, cuando los veo tan absorbidos por ellos, me da mucho miedo y creo que debería limitarlo aun mas. Siendo así, me pareció un ejercicio fundamental revisarme a mi misma, si en verdad practico lo que predico.

También me parece importante estar consciente de las cosas en las que se me va el tiempo, y decidir conscientemente si es en algo que lo quiero perder. Estoy convencida de que la vida esta hecha de instantes maravillosos y si pasamos la vida con la nariz en el móvil, nos lo vamos a perder.

La idea de este ejercicio es lograr que esta conciencia nos permita usar nuestros dispositivos solo cuando de verdad queremos hacerlo y no ser unos autómatas, esclavos de los mismos. Esto nos lleva a ser mas productivos y ganar un tiempo y espacio precioso para disfrutar la vida haciendo aquello que de verdad queremos hacer.

La segunda parte del ejercicio, denominada “Wiring in the pause” consistía en hacer conscientemente una pausa, cada vez que estuviéramos delante de un dispositivo digital, y hacer cinco respiraciones profundas. Esta pausa nos da el espacio de tiempo para que podamos pensar realmente si eso que estamos a punto de hacer, lo necesitamos o lo queremos de verdad o si es simplemente la inercia.

Mis resultados fueron sorprendentes. Como comencé diciendo, yo me sentía bastante “a salvo” de esta adicción colectiva por la tecnología, y mis observaciones fueron muy esclarecedoras.

Por una parte, me di cuenta de que me acerco al móvil con mucha mas frecuencia de que la creería necesaria… miro si tango algún whatsaap o correo mientras preparo mi café de la mañana, me llevo el móvil al baño, lo reviso al salir de la ducha, y luego, cada hora mas o menos le echo un vistazo. En cuanto recibo algún mensaje, me entra una especie de angustia y desesperación por contestarlo en ese mismo instante, sin importar que sea o no un mensaje urgente, yo quiero contestar YA.

De esas observaciones, me pude “auto justificar” diciéndome que a fin de cuentas es trabajo o mensajes personales y tampoco es divagar, sino son cosas que realmente tengo que hacer. La pregunta es: Cual es la urgencia? Por que la necesidad de vivir profesional y personalmente apresurada??

A mi mente ya le fue mas difícil contestar esta pregunta, y segui observando…

El peor descubrimiento de todos fue darme cuenta de que:

He perdido la capacidad de aburrirme!

Al grado de no poder estar ni 30 segundos sin una tarea concreta porque entonces si, corro al móvil a divagar en Facebook. Allí siempre estoy entretenida con alguna noticia, ya sean artículos de la prensa re posteados o fotos de lo que han hecho mis amigos.

Esto me parece muy muy grave.

Me encontré a mi misma con el móvil en la mano mirando facebook mientras esperaba un ascensor (2 minutos), en el autobús (trayecto de 20 minutos), esperando a que lleguen mis alumnos de Yoga ( 5 minutos), esperando en una cafetería a que llegue una amiga (7 minutos), pero lo peor de todo fue cuando estaba haciendo un puzzle con mi hija de 4 años, y me encontré divagando en Facebook mientras esperaba que ella colocara la pieza en su sitio… Esto si me dio miedo. Mucho.

Todo ese tiempo que antes de tener un smart phone hubiera aprovechado para tener un poco de interacción humana, mirar por la ventana y disfrutar de la ciudad, ver los árboles que se van poniendo rojos y son hermosos en esta época del año o la apertura de algún nuevo local que me parezca interesante, hablando conmigo misma y inventando alguna idea, y en realidad disfrutando de mis hijos.

La verdad, después del primer día, me consto mucho trabajo separar un ejercicio del otro (el de observación pura y dura del de respirar 5 veces y centrarme), porque simplemente al estar consciente y darme cuenta de que estaba siendo infiel a mi misma y mis principios es tremendamente atemorizante, pero también tremendamente esclarecedor, y a partir de allí, se abre una puerta en la que decido conscientemente que quiero recuperar mi capacidad de aburrirme porque con ella viene el enorme don de sorprenderme con lo que la vida tiene para mi, muy lejos de una pantalla digital.