Yoga para mayores

Soy una ferviente creyente de que la edad es más un estado de animo que otra cosa. Mantenernos jóvenes de espíritu es una actitud que directamente nos ayuda a mantenernos en buena salud y condición física.

Como dijo una vez el papa Juan Pablo II, “soy un joven de 83 años”, todos podemos mantenernos jóvenes, pero como todo en esta vida, requiere una acción por nuestra parte. Una elección.

En este articulo vamos a ver como la elección de practicar yoga, nos puede ayudar a mantenernos sanos y felices, ¿y que otra cosa es, si no, la juventud?

La práctica de yoga en la tercera de edad es una forma de mantener activos el cuerpo y la mente, generando un mejor estado de salud y por lo tanto mejorando nuestro nivel de bienestar.

La práctica de yoga nos ayuda a mejorar nuestra condición física, a la vez que nos aporta balance y relajación. Por ello, es una gran herramienta para mantener una buena salud a lo largo de toda la vida.

El yoga puede dividirse en 4 facetas principales:

  1. Las posturas físicas,
  2. El manejo y control de la respiración
  3. La meditación y
  4. La relajación.

Las posturas incluyen fortalecimiento y estiramiento muscular así como  estímulos a los órganos internos.

Las posturas de yoga nos llevan a través de todos los rangos naturales de movimiento del cuerpo. Algunos de ellos, como las torsiones en que giramos el tronco y miramos hacia atrás, son movimientos que no solemos hacer en nuestra vida cotidiana. Lo que no se usa se atrofia, y así la funcionalidad de nuestro cuerpo y los rangos de movimiento que podemos hacer tienden a disminuir con el tiempo.

Quiero dejar claro, que esta perdida de movilidad, tiene más que ver con la falta de uso que con el simple paso del tiempo y la edad. En India por ejemplo, es habitual ver gente muy mayor sentada en cuclillas y levantarse del suelo sin problema. Algunos, con mucha mas agilidad que un joven  veinteañero en occidente.

Hablemos de la respiración.

La respiración es la herramienta fundamental para calmar la mente y controlar nuestros ritmos corporales. Nos ayuda a tranquilizarnos e incluso a controlar el dolor.

La meditación, siguiente faceta del yoga, nos ayuda a entrenar la mente. Así, de a poco, vamos aprendiendo a centrarnos.

Hablamos por último de la relajación. Esto es un aspecto fundamental de la practica del yoga. Aprendemos a llevarnos a nosotros mismos a un estado de tranquilidad física y mental. Lo anterior nos ayuda a disminuir la presión arterial, tensión muscular y ritmo cardiaco.

A grandes rasgos, los principales beneficios que nos aporta la practica de yoga en la tercera edad son:

• Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares
• Nos ayuda a prevenir caídas al mejorar la coordinación y el equilibrio
• Nos sirve como coadyuvante en el manejo de la artritis, el dolor y la inflamación.
• Mejora los problemas digestivos
• Mejora la calidad del sueño
• Reduce los niveles de depresión y la ansiedad.

La gran variedad de estilos de yoga que existen, nos permite adaptar nuestra práctica a nuestras necesidades, a la edad y movilidad de cada persona, e incluso a como nos sintamos cada día. El yoga puede ser tan dinámico o tan suave como se requiera, incluso de puede practicar sentado en una silla, y siempre es  beneficioso.

No esperes más, no importa la edad que tengas, empieza tu práctica de yoga hoy, y veras que te vas sintiendo cada día mejor.

YOGA INFANTIL Y EDUCACIÓN FÍSICA

Todos sabemos lo fundamental que es el ejercicio para mantener una buena salud y la importancia de la educación física para los niños. Por otra lado, cada vez escuchamos mas acerca de los beneficios del yoga y el Mindfulness para nuestro bienestar y el de nuestros hijos.

¿Y si te dijera que podemos hacer ambas cosas a la vez?

En Kef Yoga, practicamos Yoga con los niños mediante cuentos, juegos y aventuras, en los que incluimos ejercicios aeróbicos e isométricos para realizar un entrenamiento físico completo, además de inculcar pautas de bienestar, mindfulness, gestión de emociones y autocontrol.

Kef Yoga ofrece recursos gratuitos en YouTube para que se beneficien tantos niños como sea posible. Las aventuras de yoga son divertidas para que los niños quieran hacerlas, no se dan cuenta que están haciendo ejercicio. Es ideal como un recurso en el aula para aumentar la actividad física de los niños.

El Yoga infantil, como lo practicamos en Kef Yoga, cumple con las pautas de actividad física recomendadas y es una forma divertida de incluir ejercicio en la rutina de los niños.

Las Pautas generales de Educación Física recomiendan 60 minutos diarios de actividad para niños mayores de 6 años, centrándose en tres tipos de actividad: aeróbica, fortalecimiento muscular y fortalecimiento óseo. Hablemos de estas actividades en detalle.

1.EJERCICIO AERÓBICO

Este tipo de ejercicio consiste en actividades que elevan el ritmo cardiaco.

El yoga infantil incluye actividad aeróbica, los niños mueven rítmicamente sus grandes grupos musculares de manera constante.

Un cuento con Yoga de Kef Yoga está diseñado para ser un completo entrenamiento. A lo largo de la historia, nos movemos a buen ritmo todo el tiempo lo que significa que la frecuencia cardíaca se mantiene en un rango de cardio saludable.

Siempre hay muchos saltos, de mono y de rana, correr en el sitio, nadar y bailar . Todo ello es una variada combinación de actividad aeróbica que hacen latir su corazón

2. FORTALECIMIENTO MUSCULAR

El fortalecimiento muscular se logra mediante ejercicios isométricos, es decir sosteniendo las posturas de yoga durante un tiempo y con ello obligando al músculo a hacer esfuerzo, esto se llama «sobrecarga».

El yoga infantil a través de cuentos de Kef Yoga, guia a los niños para que sus músculos hagan más trabajo de lo normal durante las actividades de la vida diaria.

Como ejemplos podemos mencionar el esfuerzo que hacemos al caminar en postura de cangrejo, fortaleciendo brazos, espalda, abdomen y piernas; navegar en la postura de barco, en la que elevamos brazos y piernas, formando una V con nuestro cuerpo apoyados solo en nuestros glúteos, fortaleciendo el abdomen.

Las posturas de yoga no solo requieren que usemos los grandes grupos musculares, debemos usarlos todos. Los músculos de los pies, los tobillos y, a menudo, las manos y los dedos tienen que trabajar duro mientras sostenemos una postura de equilibrio.
Por ejemplo los dorsales se activan con la postura de la cobra, y los oblicuos con la plancha lateral, que es la postura del avión.

3. FORTALECIMIENTO ÓSEO

Cuando realizamos posturas que soportan el peso de nuestro cuerpo, la resistencia ejerce un leve estrés sobre los huesos, y con ello se estimula a los osteocitos, que son las células que desarrollan los huesos.

El yoga que practicamos en Kef Yoga ofrece actividades para fortalecer los huesos.

A diferencia de otras actividades que soportan peso, como correr o saltar, el yoga no incluye mucho impacto, por lo que es muy poco probable que se hagan daño.

EL YOGA ES UNA ACTIVIDAD FÍSICA MUY BENEFICIOSA PARA LOS NIÑOS

Desde Kef Yoga los invitamos a disfrutar de nuestros Cuentos con Yoga para que ustedes y sus niños hagan ejercicio en familia de manera divertida, se fortalezcan y mantengan sanos

Practicar Yoga infantil en casa, parte 2

Hola a todos! Feliz año!
Seguramente estamos llenos de buenos propósitos, y nuestro bienestar y el de nuestra familia encabeza la lista.

Es por ello que estamos listos para la segunda parte del articulo de Yoga en Casa, en el que profundizaremos con las posturas que podemos realizar juntos en familia.

Algunas de las posturas que podemos hacer para comenzar, son:

El bebe feliz

Esta es una postura ideal para los más pequeños, les encanta y pueden pasarse horas así, sin darse cuenta que están ejercitando piernas y abdominales. para los mayores nos viene fenomenal para estirar lumbares y flexibilizar la articulación de la cadera.  Nos ponemos boca arriba y doblamos las rodillas para que nuestros pies apunten al techo, nos cogemos los tobillos por fuera de las piernas y nos balanceamos lado a lado o hacia donde nos pida el cuerpo

 

La mariposa

Esta es otra forma de flexibilizar y abrir caderas. También es una postura ideal de concentración y para practicar respiraciones profundas. Nos sentamos con las piernas cruzadas “a lo indio”, luego separamos un poco los tobillos para que se junten nuestros pies en el centro, y así formamos las alas de la mariposa. Intentamos bajar lo más posible las rodillas al suelo y estirar mucho la columna hacia el cielo.

La sirena

Esta postura es una de las favoritas de las nenas que juegan a convertirse en una princesa del mar, muy guapa y muy coqueta. Es una torsión de espalda que nos ayuda a mantener la espalda fuerte y flexible. Nos sentamos en el suelo, y colocamos ambas piernas para un lado. Nos cogemos el brazo por atrás y miramos hacia el otro lado, mientras decimos como una sirenita, Hola Holaaaa.

La ranita saltarina

Esta es una postura fantástica de flexibilidad, apertura de caderas y mucha diversión. Comenzamos en cuclillas, con las manos juntas en el centro del pecho, nos movemos lateralmente, la ranita se asoma a ambos lados, volvemos al centro y de pronto.. salta!!! damos un gran salto dando un aplauso por arriba de nuestras cabezas, e intentamos volver a la postura de inicio sin caernos. Luego, como las ranas, nos quedamos quietos y tranquilos esperando que una mosca se pose en nuestra lengua, respirando tranquilamente.

Guerreros

Los guerreros son posturas de fuerza y equilibrio que les encantan a los niños y son fantásticas para los mayores. Trabajamos los músculos de las piernas y los brazos. Podemos imaginar un montón de historias de héroes y aventuras mientras estamos en esta postura.
Para ello debemos ponernos de pie, separar las piernas y estirar los brazos. Ahora doblamos la pierna de adelante y aguantamos así un ratito. Después damos un salto y hacemos lo mismo del otro lado. En el guerrero 1 tanto los pies como las caderas apuntan hacia adelante y los brazos hacia el techo. En el guerrero 2, el pie de atrás lo colocamos a 90 grados, la cadera mira al lado y los brazos en la linea del cuerpo.

 

Los guerreros los podemos hacer junto con la postura del triángulo.

El triángulo

Esta postura comienza como la del guerrero, con un pelin menos de separación, y consiste en bajar el cuerpo lateralmente hasta tocar el suelo, dejando las piernas muy fuertes, rectas y estiradas. Justo en el centro, formamos una hermosa estrella de 5 picos (cabeza y extremidades)

Posturas en grupo

También tenemos  posturas en grupo, siempre que las presento en clase son un éxito y las disfrutáis en grande.

Mariposa entre dos

Esta es una postura muy divertida para hacer entre entre dos niños o con un niño y un adulto. Son ideales para estirar la espalda y dar un pequeño masaje. Nos colocamos sentados en el suelo, espalda con espalda y entrelazamos los brazos por los lados. Ahora una persona va hacia adelante formando una pinza, mientras el otro se recuesta suavemente ayudándolo a estirarse, y luego cambiamos, el de adelante se recuesta hacia atrás, y el otro se dobla hacia adelante.

La pirámide

Nos colocamos de pie, con las piernas abiertas frente a frente como a un metro de distancia, y con cuidado nos vamos yendo hacia adelante, manteniendo el equilibrio, hasta que juntamos las manos en el centro, y las subimos muy arriba formando una pirámide. En navidades funciona como arbolito de Navidad.

El barco

Nos sentamos en el suelo frente a frente, con las piernas abiertas y juntamos los pies. Nos damos las manos y remamos hacia adelante y atrás. Cuando ya le tenemos cogido el truquillo, podemos intentar levantar un poco los pies del suelo, para trabajar ademas de balance y equilibrio, unos fuertes abdominales-

Secuencias de posturas

Con la práctica y experiencia podremos encadenar y hacer secuencias de  posturas, la más popular de las secuencias es el Saludo al sol. Esta es una secuencia de posturas de estiramiento y fuerza que se usa como calentamiento. Comenzamos tomando aire con las manos en el centro del pecho y estiramos los brazos muy arriba como si quisiéramos tocar el cielo y decir: Hola señor sol!. Luego, bajamos la espalda y saludamos a la tierra tocando el suelo ( si hace falta doblamos las rodillas) y decimos : Hola madre Tierra!!. Luego nos convertimos en serpientes, para ello saltamos hacia atrás, bajamos el cuerpo y levantamos el torso con las manos apoyadas, y así nos estiramos mucho mucho.
Después nos convertimos en un perro estirando mucho la espalda y formando un V invertida.
Ahora volvemos a decirle adiós a la tierra, nos levantamos y decimos adiós al sol.

(Ver video aquí)

Realizando Yoga todos juntos, veremos como va mejorando nuestra salud y bienestar, y lo mas importante de todo, como pasamos un rato muy divertido en familia!

Ya me contareis como os va, y por supuesto si tenéis alguna duda, contactarme con mucho gusto
Un abrazo gigante y a practicar Yoga!!

La práctica de Yoga infantil en casa

Practicar yoga en casa es una actividad familiar divertida, que podemos encajar a cualquier hora según las necesidades de nuestros peques y  la disponibilidad de todos.

Con la ayuda de los siguientes consejos, basados en mi experiencia como yoguini y profesora de Yoga, se os hará muy sencilla y provechosa.

En este post, primero de dos, hablaremos de los tips básicos para poder practicar yoga en casa con nuestros hijos.

Como padres queremos lo mejor para nuestros hijos y sabemos que darles herramientas de autocontról y relajación es fundamental.

El yoga en casa será una gran experiencia si los dejamos vivir y disfrutar con cada postura, jugando con los niños nos ejercitamos nosotros también.

Cuando los niños están estirándose como un perro, quietos como un roble, balanceandóse como un flamenco o respirando profundo como un búho, están haciendo la conexión del macro cosmos de la madre naturaleza con el micro cosmos de su propio cuerpo. Es por ello que nuestra labor debe ser la de facilitarles hacer ese descubrimiento por ellos mismos sin imponer nada y dejar que el yoga fluya.

El juego es parte fundamental del aprendizaje y por eso debemos dejarnos llevar y jugar con el yoga. Ladrar en la postura del perro que mira al suelo, sisear con la cobra o maullar mientras hacen el gato, les permite entrar en el animal evocado por la postura y vivenciar la sensación de serlo, jugando a ser ese animal, la práctica es divertida y provechosa.

Lo más difícil es mantener su atención. Para ello vamos a dejarlos participar y aprovecharemos sus ganas de moverse e imaginar. Nos emocionaremos cuando seamos guerreros valerosos y fuertes haciendo la postura del Guerrero y nos convertiremos juntos en un pequeño ratón mientras respiramos en la postura del embrión pasivo.

En el yoga con niños todo está permitido: cantar y recitar a deshoras (porque las deshoras no existen), saltar, jugar, pintar, repetir las posturas que mas nos guste, inventar historias y todo lo que tu imaginación y la de tus hijos alcance.

En el siguiente post nos enfocaremos más a analizar con detalle las posturas que podemos hacer en casa, mientras tanto practiquemos yoga!

Namaste

Hablemos de Yoga para niños – vídeo

En esta entrada quiero compartir con vosotros un pequeño vídeo en el que os cuento un poco del Yoga para niños, en que consiste, por qué es tan positivo, y sus efectos ara gestionar el estrés.

Agradezco a Pierre Lasry de Clipedia por la producción de este vídeo.

Os invito a escucharme y dejar vuestros comentarios

 

 

ATENCIÓN PLENA EN NUESTRAS RELACIONES PERSONALES

 

Es increíble como el Yoga y la meditación nos pueden ayudar en tantas facetas de nuestra vida, y no solo a nivel personal sino también a nivel social.

Os propongo el  reto de llevar la conciencia plena de la practica de yoga (que solemos poner en el cuerpo y en la respiración), a nuestras conversaciones con la gente.

Esto es tremendamente difícil. Es muy habitual que aun estando charlando con una persona querida, nos pongamos a pensar en otra cosa.  Parece una tarea sencilla, pero al intentarlo vamos a darnos cuenta de lo complicado que es, y de como esa complicación incide directamente en nuestras relaciones personales.

Les cuento de mi caso personal. Mi sensación general en este ejercicio, fue como de estar haciendo meditación de mindfulness o atención plena , en la que debemos concentramos en nuestra respiración, como un ancla, y dejar fluir nuestros pensamientos sin hacerles caso. La diferencia es que mi ancla en este ejercicio era la voz de la persona con la que estaba hablando, y asi como cuando medito, dejo pasar mis pensamientos y regreso a mi ancla, que es mi respiración en este ejercicio dejé pasar mis pensamientos y volví a mi ancla, que era la voz de otra persona.

En ambos casos, tanto al meditar como al charlar, me encuentro con pensamientos atacándome por todos los frentes, y en ambos casos, tomo la decisión consciente de dejarlos pasar y volver a concentrarme

Comenzare por contaros el ejercicio de conversación con mi madre que fue la primera y la mas difícil. Ella es una persona mayor, y a veces tarda en terminar sus frases, por lo que es muy fácil para mi perder el hilo de la conversación o terminar las frases por ella. También me di cuenta, que en muchas ocasiones empiezo a pensar en la respuesta que voy a darle, antes de que ella termine la idea. Eso hace que por un lado no termine de escuchar lo que me esta diciendo, y por el otro, puedo interpretar mal lo que me esta diciendo.

Comencé el ejercicio intentando prestar atención solamente, pero sin modificar mi actitud, pero muy rápidamente me di cuenta de que estas prisas solo me hacen perderme cosas que pueden ser muy interesantes, perderme momentos con mi madre.  También me di cuenta de que ella nota estas prisas y se siente mal ( cosa que no había notado, hasta que fui capaz de parar y prestar atencion a sus ojos y a su sonrisa)

Continué la charla con mucha mas calma, haciendo un esfuerzo consciente por escuchar todas y cada una de sus frases por mucho que tarden en salir de su boca… y reconozco que fue una conversación mucho mas enriquecedora y que disfrute mucho mas.

La segunda conversación consciente fue con mi marido. Este ejercicio fue mas fácil porque ya lo había hecho antes, pero no por ello fue sencillo. Empece mucho mas consciente de lo que iba a suceder y con una decisión de frenar a mis pensamientos. Al principio pude mantenerme mucho mas conectada pero conforme la conversación avanzaba mis pensamientos iban tomando carrera propia, y en un momento dado me descubrí a mi misma, de nuevo, pensando en la respuesta que iba a dar en lugar de estar escuchando. Creo que fue una gran suerte darme cuenta, porque pude dejar pasar mis pensamientos y volver a enfocarme.

No es nada fácil llevar la atención plena a nuestras relaciones personales, pero lo que es seguro es que el resultado serán relaciones mucho mas plenas y satisfactorias

Os animais?

La Práctica de yoga en el embarazo, trimestre por trimestre

El embarazo es una época preciosa donde nos sentimos plenas y felices pero también cansadas, agobiadas, adoloridas y con miedos. La práctica de yoga durante estos meses, nos ayuda a estar en buena forma física, aumentar las sensaciones placenteras y minimizar los dolores y los miedos.

Veamos el Yoga en cada trimestres del embarazo.

Primer Trimestre

A lo largo del primer trimestre del embarazo, nos convertimos en un oso dormilón y estamos cansadas todo el día y con ganas de vivir de siesta, pero generalmente nuestra vida cotidiana sigue con normalidad y la gran mayoría de la gente ni siquiera sabe que estamos embarazadas.

En este trimestre, el yoga nos ayuda a mantener nuestros niveles de energía lo mas altos posible. Por otro lado, los ejercicios de respiración nos ayudan a controlar las nauseas, estar tranquilas y relajadas. Recuerda que todas nuestras emociones las compartimos con nuestro bebe en crecimiento.

Si eres nueva practicando yoga, en este trimestre que es el mas delicado, no deberías lanzarte a posturas complicadas sino enfocarte en los estiramientos suaves y la respiración. Tus posturas ideales son savasana, una postura de relax absoluto; la postura del pez, que nos ayuda a abrir el pecho y oxigenarnos; la cadena de posturas de fuerza y elasticidad que es el Saludo al Sol (adaptado al embarazo) y los estiramientos en el suelo

Segundo Trimestre

Es la luna de miel del embarazo. Ya hemos dejado atrás las nauseas y el cansancio del primer trimestre y aun no estamos pesadas ni achacosas como en el tercero. En esta época podemos dedicarnos de lleno al yoga para fortalecer el cuerpo, prepararnos para el parto y la maternidad. Las posturas ideales en este trimestre son los Saludos al Sol, los Guerreros y las posturas invertidas ( en el sitio si las dominas o en pared si eres nueva en esto). Las posturas invertidas nos ayudan a mejorar la circulación evitando la hinchazón de piernas y varices, tan molestas en el embarazo.

Tercer Trimestre

Este trimestre es el mas pesado. Habitualmente nos sentimos ya muy cansadas y de cara al final un poquito hartas. Los achaques se hacen mas continuos y podemos tener incluso molestias o dolores permanentes.

En este momento, lo que nos apetece es llegar a casa, tumbarnos y movernos lo menos posible. ¡Nada mas lejos de lo que nos conviene! El yoga en este trimestre es fundamental. Los estiramientos de piernas y de columna nos ayudan a mantener a raya la ciática y los dolores de espalda. Las posturas invertidas evitan la hinchazón de piernas, muy común en este periodo, y pueden ayudarnos a escapar de las odiosas medias de compresión. Los guerreros nos recuerdan nuestra fuerza y preparan el cuerpo para la maratón que sera el parto.

Por otro lado, con el parto tan cerca empiezan a salir a flote todos nuestros miedos. ¿Me dolerá? ¿Podré parir o necesitare intervención externa? ¿Y cuando nazca mi bebe que? Todas estas incertidumbres son normales y el yoga nos ayuda a canalizarlas, a conectar con nosotras mismas, nuestra fuerza interior y a pasar esta temporada con optimismo y esperanza.

Después de un tiempo haciendo yoga estarás convencida de sus beneficios y no querrás dejarlo. Veras que es también espectacular en el postparto. Al principio puedes practicar yoga con tu bebe para ponerte en forma mientras te acoplas con tu retoñito… pero eso es tema que hablaremos en otro artículo pronto.

Compartiendo el Yoga con nuestros niños

Yoga para niños

Nuestros niños hoy en día viven en un mundo apresurado, lleno de actividades extraescolares, competencia, exigencias y sobre estimulados. Todo lo hacemos por ellos, para darles una mejor educación y asegurarles ventajas en este mundo difícil al que se incorporarán en la vida adulta; rara vez pensamos en el estrés que pueden acumular, pero es una realidad que los niños sufren estrés y el yoga es una herramienta ideal para contrarrestarlo.

El yoga es una práctica que produce salud y bienestar tanto en el cuerpo como en la mente, a través de ejercicios físicos, respiración, relajación y meditación.

La práctica del yoga se ha ido abriendo camino en occidente y han llegado hasta nosotros escuelas como Vinyasa o Bikram, que rompen con su imagen de ser una actividad siempre relajada o especifica para algunos grupos. Estas prácticas se han ido imponiendo en gimnasios y centros de yoga como actividades de entrenamiento muscular, ayudándonos a estar en forma y tonificar, ademas de conectar con nuestra mente, pero hasta hace unos años se enfocaba solo a adultos

En la India, cuna del yoga, es también una parte integral del desarrollo y crecimiento de los niños.

En occidente y en particular en España ya contamos con una generación que ha vivido el yoga y sus beneficios, decididos ahora a inculcarlo a los niños. Vamos comenzando a realizar esta practica en familia o como proyectos piloto en algunos colegios.

El yoga para niños es una práctica cada vez más extendida y de la que cada vez encontramos más beneficios.

Si observamos un poco a nuestros hijos veremos que los niños son yoguis naturales, solo que no lo saben;  juegan con su cuerpo, experimentan con posturas todo el tiempo: el bebé que pasa mucho tiempo con las piernitas para arriba haciendo «la vela» y «el bebe feliz» que por algo se llamará así; la nena de dos años que se pone en la postura del «perro que mira al suelo» para ver el mundo al revés y experimentar la voltereta; el niño de 4 años que intenta hacer el pino contra la pared…

Las asanas, o posturas, fueron creadas inspirándose en la naturaleza, para los niños, estas les permiten introducirse en otro ser e imaginar que poseen sus cualidades y aplicarlas a si mismos. Haciendo la postura del león por ejemplo, son capaces de entender su propio poder, así como la sabiduría de cuando retirarse y ser pasivos.

Es increíble la elasticidad que tienen y como pueden hacer la pinza o chuparse el dedo gordo del pie. Si les canalizamos hacia el Yoga les podemos enseñar a escuchar y sentir su propio cuerpo, concentrarse, relajarse, flexibilizar, fortalecer y jugar con el cuerpo.
En definitiva, los ayudamos a tener una infancia feliz, crecer y vivir tranquilos, siendo espontáneos y creativos, con ellos mismos, con los demás y con el entorno.

La práctica de yoga con niños nos exige mucha paciencia y adaptabilidad a los profesores, puesto que es muy distinto a como practicamos los adultos. La práctica de Yoga infantil está adaptada a los más pequeños, para hacerla divertida e interesante. Los profes de yoga para niños utilizamos canciones, cuentos y aventuras para iniciar a los más pequeños en las posturas. Somos «cuentacuentos yogui», y así los niños van experimentando con su propio cuerpo las posturas de Yoga casi sin darse cuenta, solo divirtiéndose, y recibiendo los beneficios de esta práctica.

En mis clases comenzamos siempre con un saludo al sol adaptado a niños con una canción que les encanta y es nuestra manera de «tomar energías» para la aventura del día. Seguimos haciendo estiramientos de espalda y torsiones, cada día tenemos aventuras, usando diversas posturas y respiraciones profundas. Mis historias son de piratas, sirenas y personajes de la imaginación infantil. El yoga acompaña al cuento y el cuento acompaña al yoga. El último ejercicio es una relajación dirigida en la que recapitulamos la aventura y lo aprendido.

Para fijar e integrar sus memorias los niños plasman en un dibujo lo que han aprendido ese día y  van interiorizando el mindfulness como algo cotidiano.

Al final de la clase conocen un montón de posturas, han practicado su respiración, están más relajados y lo más importante: se han divertido mucho.

Mis cuentos tienen siempre una lección de educación emocional. Los niños aprenden a reconocer sus emociones, canalizar los enfados, utilizar la respiración como una herramienta de relajación y autocontrol, ayudándolos a vivir en el aquí y ahora.

Está en nuestras manos evitar que nuestro hijos se conviertan en adultos estresados, desde niños les podemos dar las herramientas de midfulness para tener una vida más relajada y feliz.

¿Qué estamos esperando para dar este regalo a nuestros hijos?