Juegos de Mindfulness con niños

Hola lectores, practicantes de Yoga, disfrutemos del día y compartamos algo interesante hoy.

Hemos hablado en post anteriores sobre el mindfulness y como se va introduciendo en todos nuestros rincones, y como no podía ser menos, también en la crianza, la educación y la familia.

Realizar mindfulness con nuestros alumnos, nuestros hijos y en familia puede ser muy divertido. Es una actividad que nos conecta de una manera muy especial.

Os propongo algunos juegos de Mindfulness con niños…

JUGUEMOS AL MINDFULNESS

Detectives de la respiración

Este juego se trata de jugar a ser detectives, e ir siguiendo el camino de nuestra respiración. Para ello, debemos estar en un sitio tranquilo y en silencio. Podemos sentarnos en el suelo o el el sofá de casa. Cerramos los ojos (porque muchas veces se ve mejor con los ojos cerrados), y cogemos mucho aire. Ahora la cosa se pone más difícil. Intentamos prestar atención al recorrido de nuestra respiración, la seguimos cuando entra por la nariz, y notamos el aire más frío. Vamos notando como entra a nuestro cuerpo y va bajando hasta que ya no nos cabe más aire, y entonces muy despacito lo soltamos. Notamos de nuevo la temperatura, que ahora sale más cálida, y sentimos cómo nos mueve los pelitos de la nariz…. Y todo de nuevo otra vez.

Figuras en las nubes

Cuando hace buen tiempo, es un ejercicio precioso tumbarse en la hierba y con las cabezas muy juntitas mirar al cielo. Prestamos atención a las nubes y buscamos figuras en ellas. Las observamos con atención y nos fijamos como van cambiando poco a poco de forma…

Mindfulness en la comida

A todos nos gusta comer en familia, pero a veces vamos como en piloto automático, sin disfrutar ni de la comida ni de la compañía. Vamos a hacer un juego que nos centre en lo importante: Cojamos por ejemplo una fresa (una pasita o una uva también vale, venga hasta una chocolatina, pero mi favorita es la fresa)

Antes de nada, vamos a ponerla en la palma de la mano y la vamos a mirar. Vamos a prestar atención a su forma, a los miles de puntito que tiene, a como a veces cambia de color y se pone más blanca en el borde. Después de pasar un ratito admirándola como si de una obra de arte se tratase, la vamos a acercar a nuestra nariz y la vamos a oler. Cogemos aire muy profundo y aspiramos el aroma de la fresa. Ya que lo hemos hecho varias veces, es posible que empecemos a salivar, pero tened paciencia, que aun no la comemos. Ahora nos la vamos a meter en la boca, Sin masticarla, para sentirla con la lengua, repasarla y tocarla…

Entonces, y solo entonces la vamos a morder…. Seguro que será la fresa más rica que os hayáis comido en la vida!

Si quieres profundizar en el tema del Mindfulness y la práctica de yoga en la etapa infantil, te invito a formarte con nosotros, leer nuestro blog y mirar momentos de Mindfulness en nuestro Youtube.

Beneficios de la regulación emocional

Este post es muy especial, porque lo escribe Mayalen Marin, directora de una web amiga y muy admirada por mi, «El parque de las emociones». Para mi es una referencia en la educación emocional, lo cual va de la mano en mi forma de practicar Yoga y Mindfulness con los mas pequeños. El Mindfulness es un entrenamiento para la mente, y entre mas pequeños empecemos a trabajarlo, ¡mejor que mejor!

Os dejo aquí, con Mayalen…

Tal y como nos muestran los últimos avances de la neurociencia, el cerebro renueva su cableado constantemente y aumenta las conexiones neuronales en las regiones que ejercitamos. Cuando escogemos una actividad nueva, como el Mindfulness, el cerebro comienza a trabajar de forma diferente. Si cambias tu mente, es decir, si cambias tus pensamientos, la información comenzará a transmitirse a través de nuevas vías neuronales en el cerebro.

 

 

Es lo que en inteligencia emocional se llama “el surco”. Imagínate un campo de heno, y tu caminando a través de él, yendo hacia tu destino. La primera vez que pasas por el camino, te cuesta mucho, has de retirar todas las espigas que hay. La segunda vez, el camino cuesta menos, ya hay algunas espigas apartadas del trazo… y así imagina como es el camino la décia vez que pasas por él… ¡sí, hay un surco! a través de ese surco se pasa rápida y cómodamente. Así también funciona la mente y el cerebro. Es decir que ¡tus pensamientos forman tu cerebro!

¡No es esto fascinante!

 

 

 

Cómo influye el Mindfulness en la regulación emocional

En la Universidad de Monash, un equipo dirigido por el Dr. Neil Bailey, profesor de psicología Biológica y el Dr. Richard Chambers, psicólogo clínico, sometieron a una batería de pruebas al Dr. Graham Philips, un escéptico del Mindfulness, astrofísico y periodista televisivo australiano. Las pruebas para evaluar su memoria, tiempo de reacción y capacidad de concentración. También emplearon un aparato de resonancia magnética para medir el volumen de cada región cerebral fijándose especialmente en algunas.

A cabo de 8 semanas descubrieron:

  • Un crecimiento del 22,8% de la parte del cerebro responsable de la regulación emocionalmente el giro dentado del hipocampo
  • Un cerebro más relajado y eficiente
  • Una mejoría en el tiempo de reacción, la memoria, la capacidad cognitiva y la capacidad conductual
  • Una mejora en las pruebas de memoria

¿Y qué significa la regulación emocional?

Una mejor regulación emocional te permite no descentrarte ante retos comunes como:

  • Experimentar una reacción emocional causada por tus colegas del trabajo
  • Asustarte por ruidos revisiones repentinas
  • La conducta problemática de tus hijos
  • Estar en un atasco
  • Mantener la calma cuando todo el mundo a tu alrededor está estresado
  • Tu edad y los cambios de tu cuerpo
  • Hacer cola o esperar algo que deseas
  • Conseguir o no ascensos recompensas otros deseos

Es importante sabe que las áreas encargadas de la regulación emocional en el cerebro también gestionan otra parte importante como la memoria de trabajo, según revelan imágenes por resonancia magnética. Esta memoria es la que te permite mantener la concentración en una actividad y distinguir la información importante de la que no lo es.

Cuando tus emociones se agitan esas partes del cerebro se desconectan de la memoria de trabajo y tú nos decisiones poco acertadas. Sin embargo cuando aprendes a ejercer una regulación emocional efectiva eres capaz de controlar las emociones y permites que los circuitos de memoria dirijan tu vida con inteligencia.

La regulación emocional es una de las competencias de la inteligencia emocional. Hay 4 más: el autoconocimiento, la autonomía emocional, las habilidades sociales y las habilidades para la vida.

Desarrollar esas competencias te permiten hitos como: ponerle nombre a lo que sientes, saber cómo gestionar tus emociones y qué información te dan. Conocer cómo funciona tu sistema de creencias, mejorar tu escucha, aceptación y resolver mejor los conflictos diarios. Es decir, mejorar habilidades emocionales y sociales que te permitan ser una mejor versión de ti mismo.

La educación emocional es un conjunto de enseñanzas, reflexiones, dinámicas, metodologías y herramientas de autoconocimiento diseñadas para potenciar la inteligencia emocional. El Parque de las Emociones propone formación muy interesante de educación emocional aplicada en la cual enseña estas herramientas con ejercicios prácticos empleados en niños, jóvenes y otros educadores.

Más información aquí

Referencia: Dawson Chruch, PhD, Mente sobre materia. La asombrosa ciencia de cómo tu cerebro crea la realidad. Pg 35-39, Arcano Books, copyright, 2019

Para visitar la web de El parque de las Emociones y seguir aprendiendo…

Recursos de Yoga en la Educación: Jugar a Respirar

Hoy quiero compartiros un recurso muy útil para usar con los peques, un pilar básico del Yoga. Los que estamos en contacto con niños, ya sea porque nos dedicamos a la educación, porque somos padres, tíos o abuelos;  sabemos que hay situaciones en las que los peques se bloquean, como si fueran un ordenador, se quedan en un punto y no pueden salir de ahí.  Puede ser que estén asustados, muy enfadados o que alguna otra emoción los supere .

Recordemos que las emociones de los niños son intensas, y cosas que para nosotros puedan parece de poca importancia,  como que caiga una chuche al suelo, pueden convertirse en una gran tragedia para ellos.

En este post hablaremos de una de las formas mas ancestrales para tranquilizarnos: La Respiración

Respirar nos calma. Es la herramienta ideal para gestionar nuestras emociones y centrarnos.

Pero estos beneficios no se los podemos explicar a los niños pequeños  y pretender que comiencen a respirar profundamente y así logren autorregularse.

Les mostraremos la respiración a través de juegos, así haremos de esta herramienta una cosa divertida que los niños entiendan y aprovechen.

¡Vamos a los juegos!

CHOCOLATE CON CHURROS

Imagina que hace mucho frió, y tenemos delante un chocolate caliente con churros. Primero, huelo mis churro mientras inhalo… mmmmmm que bien huelen! Después,  le soplo a mi  chocolate caliente mientras exhalo, para no quemarme la lengua.
Repetimos varias veces. Mmmm churros.

NOS VAMOS DE VIAJE EN GLOBO!

Vamos a Jugar a irnos de viaje, utilizando como medio de transporte un globo aerostático. Primero decidimos a donde ir en esta aventura, y luego, nos ponemos a inflar el globo, un globo muuuuy grande para que nos levante del suelo. Cogemos mucho aire y soplamos para inflar el globo. Repetimos varias veces.

POMPAS DE JABÓN

Las pompas de jabón son otro recurso ideal para trabajar las respiraciones. Con un bote de jabón y un pompero, cogemos aire, y vamos soplando despacito para hacer muchas pompas.

Mirarlas fijamente y seguir su recorrido flotando, es otro fantástico ejercicio de mindfulness, del que hablaremos en otro post.

Vamos a ir practicando poco a poco.

Así, los niños van asimilando las sensaciones y las técnicas de respiración, y después podemos extraer imágenes fáciles de recordar para ellos. Por ejemplo, cuando un peque esta bloqueado o haciendo una pataleta, le decimos, ¡Venga! ¡Vamos a oler nuestros churros  y soplarle al chocolate caliente!, una imagen mucho mas amable que «¡Respira profundo y calmate!»

¡A respirar que lo dice vuestra Yogini de cabecera!

 

Hablemos de Yoga para niños – vídeo

En esta entrada quiero compartir con vosotros un pequeño vídeo en el que os cuento un poco del Yoga para niños, en que consiste, por qué es tan positivo, y sus efectos para gestionar el estrés.

Agradezco a Pierre Lasry de Clipedia por la producción de este vídeo.

Os invito a escucharme y dejar vuestros comentarios

 

 

Relajación para niños, «Relajación para gestionar los enfados»

Los niños se enfadan.
Los adultos nos enfadamos.
El enfado existe, y no es malo.

Es una emoción valida, como cualquier otra. Surge cuando nos sentimos amenazados, y hace que el cuerpo segregue catecolaminas, lo cual nos da un subidon de energía, muy útil si tenemos que huir o luchar contra la amenaza, pero bastante malo si estamos en una situación cotidiana. En tal caso, el enfado es un mal consejero que se va reforzando a si mismo, avivando sus propias llamas y originando un bucle del que es difícil salir.

Si para los adultos, salir de este bucle es complicado, para los niños, que apenas están comenzando a reconocer sus emociones es una labor tremendamente difícil.

Muchas veces los mandamos al «rincón de pensar», y pretendemos que ellos solos se tranquilicen. Otras veces los dejamos en su pataleta, a cocer en sus jugos, «ya solito se le pasara». En los colegios, retiran al niño que se está portando mal, ya sea a una esquina del salón o al aula de castigo. El problema con el rincón de pensar o el aula de castigo, es que si no les damos algo en que pensar a nuestros niños, tened por seguro que pensarán solo en su enfado, lo justificaran y lo harán más grande. Quizá en apariencia lo superen, pero no estará elaborado y estas cosas, aunque no se vean, dañan por dentro.

Es verdad que a veces debemos retirar a un niño, debido a que su comportamiento no es el adecuado. Sin embargo, debemos acompañarlo y darle herramientas para superarlo.

Gestionar el enfado no es cosa fácil, pero es tremendamente útil y sano.

Vamos a darles a nuestros hijos las herramientas para hacerlo desde que son pequeños!  Les estamos haciendo un regalo increíble para tener una infancia y una edad adulta mas feliz, porque lo que esta claro es que nadie disfruta estando enfadado.

He preparado una relajación dirigida enfocada específicamente a lidiar con los enfados, a ayudar a los niños primero que nada a reconocerlos, luego a gestionarlo y poco a poco sacarlos de su sistema.

Mi sueño seria que la utilicéis en casa y en el colegio cuando mandáis a los niños al rincón de pensar, para que poco a poco los niños vayan introyectando la forma de auto controlarse

Relajación para niños, «Tu Jardín Secreto»

Aquí os dejo una relajación dirigida para niños, donde los acompaño en un camino hacia un sitio mágico y personal que esta dentro de todos nosotros.

Es una realidad que los niños también sufren estrés y a veces, con el ritmo acelerado de vida que llevamos les cuesta relajarse.

A veces lo notamos a la hora de dormir porque les cuesta conciliar el sueño, o en su día a día porque los vemos que van como una moto.

Cualquiera que sea el caso, les viene muy bien para un momento durante el día o a la hora de acostarse y dejarse llevar a su interior, a un sitio de refugio que esta dentro de su corazón y donde se sienten bien

https://youtu.be/P0VTEkFI4Lo

No dejen de suscribirse a mi canal de Youtube para recibir todas las novedades

Compartiendo el Yoga con nuestros niños

Yoga para niños

Hola a todos,

Los que estamos en el mundo de la educación y la crianza, nos damos cuenta que nuestros niños hoy en día viven en un mundo apresurado, lleno de actividades extraescolares, competencia, exigencias y sobre estimulados. Todo lo hacemos por ellos, para darles una mejor educación y asegurarles ventajas en este mundo difícil al que se incorporarán en la vida adulta; rara vez pensamos en el estrés que pueden acumular, pero es una realidad que los niños sufren estrés y el yoga es una herramienta ideal para contrarrestarlo.

El yoga es una práctica que produce salud y bienestar tanto en el cuerpo como en la mente, a través de ejercicios físicos, respiración, relajación y meditación.

La práctica del yoga se ha ido abriendo camino en occidente y han llegado hasta nosotros escuelas como Vinyasa o Bikram, que rompen con su imagen de ser una actividad siempre relajada o especifica para algunos grupos. Estas prácticas se han ido imponiendo en gimnasios y centros de yoga como actividades de entrenamiento muscular, ayudándonos a estar en forma y tonificar, ademas de conectar con nuestra mente, pero hasta hace unos años se enfocaba solo a adultos

En la India, cuna del yoga, es también una parte integral del desarrollo y crecimiento de los niños.

En occidente y en particular en España ya contamos con una generación que ha vivido el yoga y sus beneficios, decididos ahora a inculcarlo a los niños. Vamos comenzando a realizar esta practica en familia o como proyectos piloto en algunos colegios.

El yoga para niños es una práctica cada vez más extendida y de la que cada vez encontramos más beneficios.

Si observamos un poco a nuestros hijos veremos que los niños son yoguis naturales, solo que no lo saben;  juegan con su cuerpo, experimentan con posturas todo el tiempo: el bebé que pasa mucho tiempo con las piernitas para arriba haciendo «la vela» y «el bebe feliz» que por algo se llamará así; la nena de dos años que se pone en la postura del «perro que mira al suelo» para ver el mundo al revés y experimentar la voltereta; el niño de 4 años que intenta hacer el pino contra la pared…

Las asanas, o posturas, fueron creadas inspirándose en la naturaleza, para los niños, estas les permiten introducirse en otro ser e imaginar que poseen sus cualidades y aplicarlas a si mismos. Haciendo la postura del león por ejemplo, son capaces de entender su propio poder, así como la sabiduría de cuando retirarse y ser pasivos.

Es increíble la elasticidad que tienen y como pueden hacer la pinza o chuparse el dedo gordo del pie. Si les canalizamos hacia el Yoga les podemos enseñar a escuchar y sentir su propio cuerpo, concentrarse, relajarse, flexibilizar, fortalecer y jugar con el cuerpo.
En definitiva, los ayudamos a tener una infancia feliz, crecer y vivir tranquilos, siendo espontáneos y creativos, con ellos mismos, con los demás y con el entorno.

La práctica de yoga con niños nos exige mucha paciencia y adaptabilidad a los profesores, puesto que es muy distinto a como practicamos los adultos. La práctica de Yoga infantil está adaptada a los más pequeños, para hacerla divertida e interesante. Los profes de yoga para niños utilizamos canciones, cuentos y aventuras para iniciar a los más pequeños en las posturas. Somos «cuentacuentos yogui», y así los niños van experimentando con su propio cuerpo las posturas de Yoga casi sin darse cuenta, solo divirtiéndose, y recibiendo los beneficios de esta práctica.

En mis clases comenzamos siempre con un saludo al sol adaptado a niños con una canción que les encanta y es nuestra manera de «tomar energías» para la aventura del día. Seguimos haciendo estiramientos de espalda y torsiones, cada día tenemos aventuras, usando diversas posturas y respiraciones profundas. Mis historias son de piratas, sirenas y personajes de la imaginación infantil. El yoga acompaña al cuento y el cuento acompaña al yoga. El último ejercicio es una relajación dirigida en la que recapitulamos la aventura y lo aprendido.

Para fijar e integrar sus memorias los niños plasman en un dibujo lo que han aprendido ese día y  van interiorizando el mindfulness como algo cotidiano.

Al final de la clase conocen un montón de posturas, han practicado su respiración, están más relajados y lo más importante: se han divertido mucho.

Mis cuentos tienen siempre una lección de educación emocional. Los niños aprenden a reconocer sus emociones, canalizar los enfados, utilizar la respiración como una herramienta de relajación y autocontrol, ayudándolos a vivir en el aquí y ahora.

Está en nuestras manos evitar que nuestro hijos se conviertan en adultos estresados, desde niños les podemos dar las herramientas de midfulness para tener una vida más relajada y feliz.

¿Qué estamos esperando para dar este regalo a nuestros hijos?