Juguemos con Yoga

Hola a todos,

Espero que esteis muy bien, intentando sacar lo mejor de cada situación que nos toca vivir… como viene.

Para mi, una forma de girar el torno a positivo es jugar… jugar con  las situaciones, jugar con la familia, jugar con el cuerpo, jugar en la cocina… y por supuesto: jugar con Yoga

En seguimiento a un post anterior en el que dábamos algunos recursos para jugar a respirar y poder trabajar la respiración de manera divertida (para leerlo haz click aqui) en esta entrada quiero daros algunos tipos para jugar con yoga, jugar con nuestro cuerpo, y  convertir los típicos juegos de patio, en juegos con Yoga.

El juego es una actividad presente en todos los seres humanos.

Habitualmente se le asocia con la infancia, pero lo cierto es que podemos jugar a lo largo de toda la vida. Jugar es MUY importante

El juego tiene un papel fundamental en el desarrollo integral de los niños.

La pedagogía moderna recurre a él con fines educativos, ya que es un elemento de motivación que hace más ameno y facilita el aprendizaje

El juego es una de las actividades fundamentales del niño y  gracias a ella logra expresarse y desarrollarse física, psíquica y socialmente.

Jugar con Yoga, nos permite sacar energias y divertirnos, al tiempo que practicamos posturas de yoga y nos fortalecemos y flexibilizamos.

Hay muchos tipos de juegos de yoga y podemos elegir cuál es el que mejor se adapta a las edades de los participantes y la situación de cada grupo y clase.

Todo juego de yoga puede modificarse y adaptarse a lo que necesitamos en un momento concreto. Sólo es cuestión de echar a volar la imaginación, sacar ideas, ser creativos y buscar, sobre todo, pasar un buen momento jugando a hacer yoga

POSTURITA POSTURITA QUE YOGA TAN DIVERTIDA

Este juego es la versión de Yoga del Escondite inglés.

El juego comienza al elegir un jugador que tendrá que estar situado de cara a la pared. El resto de los jugadores tendrán que colocarse a cierta distancia de ese chico. Éste dirá en voz alta “posturita posturita que yoga tan divertida” estando de frente a la pared  y mientras tanto el resto de los participantes tendrán que avanzar con el objetivo de llegar hasta la pared. Cuando haya terminado la frase, se dará la vuelta y todos los jugadores deberán quedarse como estatuas en alguna postura de Yoga, sin moverse. (Si quieres  algunos ejemplos de posturas con niños ve a este post,)

El primer chico podrá señalar a todos aquellos jugadores que no hayan asumido una postura de yoga o se estén moviendo para que vuelvan atrás de nuevo y así recomenzar su avance. Ganará el jugador que logre llegar a la pared sin que el guardián le haya visto moverse. El premio por llegar a la pared suele ser pasar a ser el jugador que dirige desde la pared, pero es preferible rotar este rol entre los niños de una manera más equitativa.

ESTATUAS MUSICALES YOGUIS

En este juego los chicos empiezan a bailar cuando suena la música y cuando la pausamos,  deben detenerse completamente, como estatuas, pero en una postura de Yoga. Podemos dejarles elegir la postura o indicarles qué postura deben tomar.

Esto se repite tantas veces como queramos

ESTERILLAS DESAPARECIENDO CON MÚSICA

Este juego es una versión de las sillas musicales, los niños van caminando entre las esterillas, y con cada pausa en la música quitamos una esterilla.

Para realizar este juego se necesitan esterillas de yoga, tantas como personas haya menos una, y música que se pueda iniciar y parar a voluntad. Cuando empiece a sonar la música, los jugadores deben caminar alrededor de las esterillas siguiendo el ritmo. En el momento que para la música, cada persona intentará situarse en una esterilla haciendo una postura de Yoga. En cada ronda vamos eliminando esterillas y todos deben ayudarse mutuamente realizando posturas en equipo, utilizando la misma esterilla

Estos son solo unos ejemplos, podemos adaptar juegos conocidos e inventar nuevos, además los niños son muy buenos en proponer ideas para nuevos juegos, es cuestión de prestarles atención para enriquecernos todos.

Venga, a jugar todos! y no dejes de contarme como te fue…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *